jueves, 5 de julio de 2018

NICANOR SUÁREZ FERNANDEZ, "CANOR EL DEL "LLUGAR DE RIBA"

Nicanor Suárez Fernánandez, Canor, junto a la locomotora nº 4, "LA FIGAREDO" -una de sus favoritas -, expuesta en la explanada del Pozo Montsacro -03-07-2018-:



Hoy queremos relatar la historia de Nicanor Suárez Fernández, "Canor" el del Llugar de Riba, en La Foz de Morcín -96 años-. Hacía tiempo que teníamos interés es escribir sobre él, porque le consideramos una persona  digna de destacar.

Nicanor Suárez Fernánandez, echando un vistazo a algunos de sus recuerdos:



Canor, como familiarmente se le conoce, nació en el seno de una familia minera de cuatro hermanos, tres hombres y una mujer - Canor, José, Mino e Iluminada-. Su padre, Manuel Suárez Pando, picador en "Hulleras de Riosa" fue una de las víctimas de la mina, murió en un derrabe de carbón en la capa 8ª, en el Valle de Canales (Riosa), nivel 181, piso 3º, en el año 1932. Sus dos hermanos también fueron picadores, no obstante, disfrutaron de la jubilación.
Al producirse el fallecimiento de su padre, su madre, Amparo y el resto de la familia pasaron por una situación difícil. Quizá por ese motivo, la empresa, se lo tuvo en cuenta, porque,  cuando aún no había cumplido los 12 años - edad mínima para entrar a trabajar -, el 1 de enero de 1935, Hulleras de Riosa lo admitió a trabajar -en la  ficha figura con 12 años -. 


Ficha  de Nicanor Suárez Fernandez, cuando entró a a trabajar en Hulleras de Riosa el 7 de enero de 1935:



Lo hizo con la categoría de pinche y fue destinado a la puerta de ventilación de la capa 11, en el nivel 91, piso 1º, en Piedrafita (Riosa). Esta bocamina, en la actualidad está hundida y tapada con bastante maleza, se encuentra situada, frente al edificio principal de los compresores que se ubica en la orilla del río Riosa, y que, aún hoy, se conserva.
Después, en el año 1936, llegó la guerra civil y durante  el período del Consejo de Asturias y León, estuvo de pinche y correo entre las Oficinas de Canales, La Pereda y Mieres - Control de Minas -. Ganaba  4,50 pesetas al día.
Concluída  la guerra civil en el año 1939, volvió a su primer destino en la puerta de ventilación de la bocamina de la capa 11, en el nivel 91  -oeste -.
Más adelante, fue enganchador, fogonero y maquinista de las locomotoras de vapor en el nivel 91, piso 1º. Con 18 años obtuvo la categoría de oficial de 1ª -, cuando eso sucede ya era maquinista -. Ganaba 18 pesetas diarias. Como maquinista estuvo cinco años.
En un principio no fue a la mili, por estar trabajando en la mina, sin embargo, la norma solo amparaba a los que mineros que trabajaban en el interior, por lo que, al final, tuvo que cumplir el servicio militar en  una quinta diferente a la suya  -1942/1943-. Estuvo en Melilla solamente nueve meses.

En esta foto de principios de la década de los años 1940, podemos ver a Canor junto a la primera locomotora -la nº 4, "LA FIGAREDO", en la zona de las tolvas, piso 1º, nivel 91, le acompañan el maquinista  Jesús Fdez., Jamín de Panizales, Afrodisio, Alfredo Lavarejos, Alfredo Egea y, el niño, Manolito. Las otras locomotoras, son de izquierda a derecha, la nº 3 y la nº 1:


Foto de Nicanor Suárez Fernández

Canor, delante de la locomotora nº 4 "LA FIGAREDO", cruzando el puente sobre el Río Riosa, en Piedrafita:


Foto de Mª Teresa Fdez. Viejo

Canor con la locomotora nº 1:

 Foto de Honorino Ruiz

Su siguiente destino  estuvo en La Esperanza (Morcín), nivel 256, piso 4º. Por aquella época,  se contrató a la empresa Gumersindo García, de Gijón, para que llevara a cabo el montaje de un ventilador para esta explotación. Estuvo como ayudante de los mecánicos durante el tiempo que duró el montaje -un año aproximadamente -. Según nos cuenta Canor, una buena experiencia, aprendió mucho con los oficiales que llevaron a cabo el montaje. Hasta tal punto que le dejaron, durante un año, a cargo del ventilador, de la lampistería y de la fragua, donde se"puntiaban" los picos de los picadores.

La Esperanza (Morcín)nivel 256, piso  4º, en la actualidad,  lugar donde estuvo destinado Canor durante un año, después del montaje del ventilador por la Empresa Gumersindo García de Gijón . Como veis, después de la construcción del área recreativa, no hay vestigio alguno de los antiguos edificios donde estaban el ventilador, la fragua, la lampistería ...:



La Esperanza (Morcín)nivel 256, piso  4º, en la actualidad,  lugar donde estuvo destinado Canor, después del montaje del ventilador de la Mina La Esperanza (Morcín), durante un año. A la izquierda caja del plano inclinado que ascendía piso superior y, a la derecha, bocamina:



La Esperanza (Morcín), nivel 256, piso  4º, en la actualidad, lugar donde estuvo destinado Canor, después del montaje del ventilador, durante un año. Bocamina:



Nivel 256, piso  4º, bocamina de La Esperanza, en la actualidad. Canor estuvo al cargo del ventiladador, la lampistería y la fragua durante un año:



Nivel 256, piso  4º, bocamina de La Esperanza, en la actualidad. Canor estuvo al cargo del ventiladador, la lampistería y la fragua durante un año. Bocamina:




Después, cuando ya estaba en funcionamiento el Pozo Montsacro (1960), le destinaron al nivel 91, piso 1º, para el mantenimiento de las baterías; en un principio, en un taller situado frente  al camino de acceso desde el nivel 91 a la Oficina de Canales situada en el nivel 136, piso 2º. 

En esta foto se puede ver el taller y el camino de acceso al nivel 136, piso 2º, que aparece en la parte superior de la foto, donde se hallaba la Oficina de Canales También la bocamina de Canales (Riosa) y el puente sobre el río Riosa, que unía el este (Canales) con el Oeste (Piedrafita):




Foto: M. Fernández.

 Hospital provisional, Casa de Los Cuadros y Oficina de Canales (Riosa):



 El Planón, plano inclinado entre el nivel 91, piso 1º y el nivel 256, piso 4º, bocamina de Canales y puente de hierro sobre  el Río Riosa, que comunica las explotaciones del este con las del oeste (Piedrafita):


Trabajaban en muy malas condiciones por la gran cantidad de agua que se acumulaba en las fosas, hasta tal punto era así que el ingeniero D. Federico, viendo las condiciones en que tenían que desenvolverse, tomó la decisión de hacer un nuevo taller - estaba situado al lado del edificio en que se cargaban las baterías del tractor americano JEFFREY, a la altura del plano inclinado conocido como "El planón", entre el nivel 91 y el nivel 256.

Tractor americano JEFFREY. Junto a él y a su derecha,  Pepe:



 Allí estuvo dos años, hasta que se construyó el taller actual, un gran taller, con muchos medios (se realizaban roderas, broncerías, bandaje de ruedas, se reparaban máquinas, también los martillos de los picadores, etc). Disponía de dos tornos (TORO), una prensa de tamaño medio, dos taladros - uno de mayor envergadura -, un equipo de extraer casquillos, una cortadora de chapa, cuatro grupos de soldar, cargadores de baterías, puente de grúa para el desplazamiento de piezas pesadas (no era bueno), estaba dotado inicialmente de un diferencial de cadena; fue precisamente, Canor,  incluso contra el criterio de sus superiores, el que cambió el sistema para que fuese movido mediante energía eléctrica. En este taller donde llegó a ser maestro de taller y vigilante de 1ª, se jubiló con 64 años (51 años de servicio).

El edificio que figura a la izquierda es último de los talleres donde trabajó Canor hasta su jubilación en el año 1984, su tamaño y medios, difieren mucho de los talleres anteriores:


Foto: José Luis Cabo Sariego

 Plano inclinado del nivel 91 al al nivel 161, piso 2º de Piedrafita -oeste- y Edificios de los compresores:



Nivel 91 al al nivel 161, piso 2º de Piedrafita -oeste-: Edificios de los compresores:



Subestación eléctrica en el nivel 91 piso 1º:


Canor, delante del último taller donde trabajó como maestro de taller y vigilante, en el nivel 91, piso 1º:


 Canor, en su última visita a las instalaciones del Pozo Montsacro el día 3 de julio de 2018, no perdió detalle de todo lo que veía:



 ´
Canor, delante de la bocamina del este, en el nivel 91, piso 1º, Valle de Canales (Riosa). Encima del arco hay una inscripción grabada en una piedra con la siguiete leyenda "H de R 1921":



Canor, sintió pena de ver la soledad de la plaza de maniobras del pozo Montsacro. En su dilatada vida laboral (51 años), toda esta zona y esta plaza  era un hervidero, gente, máquinas, ruidos ...., sonidos propios de una actividad minera pujante que, en aquel momento, contribuyó al despegue económico de los municipios de Riosa y Morcín. Hoy, sin embargo, después del cierre administrativo del pozo en 31 de diciembre de 2014, reina el silencio más absoluto:




Nivel 91, piso 1º:



Foto: José Luis Cabo Sariego

Canor  siempre estuvo interesado en la mecánica, primero con las máquinas de vapor, después con los tractores, eléctricos o diesel, o con cualquier tipo de maquinaria de otro tipo que se le pusiera por delante.  Durante su larga actividad en los distintos talleres en que trabajó en el nivel 91, le gustaba analizar los fallos de las máquinas para luego buscarle una solución. Eso hizo que, en ocasiones, fuera el ideólogo  o ejecutor de las soluciones  para los distintos elementos mecánicos que, en el día a día, pasaban por el taller. Pero, no solo eso, también llevaban a cabo tareas en el interior de la mina, como la instalación de panzer, etc. 
Dentro de esa larga etapa en el taller, Canor, recuerda alguna de sus obras de las que realmente se siente orgulloso, como cuando allá por el año 1966, ideó y trabajó en la construcción de una máquina para limpiar el fondo de los vagones de manera mecánica y no manual como se venía haciendo. 

Artículo sobre la máquina para la limpieza del fondo de los vagones de mina, ideada por Nicanor Suárez Fernández (1979):



La limpieza de los vagones que entraban a la mina, solía hacerse de forma manual y es que, poco a poco, los vagones, sobre todo cuando se utilizaban para el transporte de esteriles, iban acumulando en el fondo una costra que si no se limpiaba, limitaba la capacidad de los mismos, disminuyendo el número real de kilos de carbón  que transportaban. La labor manual era peligrosa ya que al picar la costra con un pico, podía ocurrir algún accidente si entre los restos venía algún fulminante. De ser así, al golpear con el pico, podía explotar y ocasionar un grave accidente; de hecho, en una ocasión, uno de los  trabajadores que realizaba la limpieza  se encontró con un fulminante.
Fue entonces cuando el capataz-jefe le sugirió buscase la forma de eliminar este grave riesgo. Así surgió la máquina automática para limpiar el fondo de los vagones de mina.
Después de varias reformas, se consiguió el prototipo definitivo. Se trataba de "una cabeza motriz con una herramienta helicoidal con el fin de separar la tierra del fondo, con dos bandas guía para los movimientos combinados que dan, en profundidad, el máximo fondo del vagón y, en longitud, el máximo recorrido preciso; tenía un motor de diez caballos para el movimiento de la herramienta, completado con una reductora..." Está máquina, a pesar del tiempo transcurrido, aún está en servicio en el Pozo Nicolasa de Mieres.
En otra ocasión, nos cuenta Canor, que, de los cuatro tractores alemanes DEUTZ, tres tenían un defecto, perdían aceite por el tren de ruedas lo que producía continuas averías; el aceite no volvía al motor y se escapaba por los débiles retenes de cuero. Sin embargo, el cuarto, no tenía ese problema. Revisó este tractor descubriendo la causa, ese tractor, a diferencia de los otros tres, tenía un hueco por donde devolvía el aceite al motor. Los otros tres no lo tenían.
Canor comunicó a la dirección este fallo de fabricación para que lo trasladaran a la empresa alemana DEUTZ. Un representante de  DEUTZ acudió a una reunión en El Batán de Mieres y en un principio, cuando Canor le explicó cual era el problema, se mostraba reacio a admitirlo, sin embargo, ante la detallada exposición que le ofreció Canor, no tuvo más remedio que aceptarlo, con las consecuencias que ello suponía para la empresa fabricante. A partir de esa reunión los nuevos DEUTZ, ya no tendrían ese fallo de construcción.

Uno de los tractores alemanes DEUTZ. Es una foto de 1957-1958 en la que aparecen Remigio Sanchez y Pepe -José L. García Fdez -:



Como os decíamos, el interés de Canor  por todo lo relacionado con la mecánica, las máquinas de vapor, los tractores etc, le venía de  lejos y así, cuando tenía 19 años, construyó, a pequeña escala y con muchos detalles reales un ejemplar  de la locomotora "LOREDO" , de vía de 0,75 m. que hacía el recorrido de 9 Km. entre la Pereda (Mieres) y La Gortica, en La Foz de Morcín. De cuando en cuando, la pone a funcionar:







Una  vez jubilado, siguió con su afición por la mecánica, las máquinas, llegando a construir  algunas muy interesantes, como una máquina para cortar chapa, otra para cortar leña y multitud de artilugios para hacer más fácil la vida cotidiana.

Máquina para cortar chapa. Canor manejando una de sus máquinas para el programa de la TPA "De hoy no pasa", en el que fue entrevistado por Alex Cabo:



Máquina automática para cortar tacos de leña. Es su última obra:



Vídeo de la máquina de cortar madera en funcionamiento:


Canor, siempre se ha mostrado colaborador con todas aquellas personas  que se interesan  por  distintos aspectos y datos en la parcela en la que trabajó en Hulleras de Riosa", Ensidesa-Minas de Riosa y Hunosa, durante 51  años. Todos quedan asombrados de su prodigiosa memoria. A pesar de sus 96 años de edad, recuerda  con claridad, todas las máquinas que pasaron por sus manos, desde las máquinas de vapor que prestaron servicio en el nivel 91, los tractores RUSTON, EL LS  Frances, los Belgas, los polacos, los alemanes DEUTZ o el americano JEFFREY, sus características, sus problemas etc. 

Canor explica a José Antonio Gómez Martínez, de la "Revista de Historia Ferroviaria", autor de diversos libros y artículos sobre ferrocarriles, y a su compañero, Guillermo Bas Ordóñez, muchos datos sobre medios de transporte (locomotoras de vapor, tractores, maquinaria, etc) que se utilizaban en el periodo de Hulleras de Riosa, Ensidesa-Minas de Riosa, Hunosa:



Con todo ello hubo de lidiar durante muchos años. 

Tractor belga. Pepe Luis Sánchez y Toñito -1966- son quienes lo conducen:



Tractor LS francés, manejado por  "Chelo":

Foto de José Manuel Fernández "Chelo"

Canor era un enamorado de la locomotora nº 4, "LA FIGAREDO", aún se emociona cuando recuerda la potencia de esta locomotora, cuando circulaba, allá por la década de los años de 1940, por las vías del nivel 91 con ochenta vagones totalmente llenos de carbón.

 Locomotora nº 4 "LA FIGAREDO", y la nº 1, cruzando el puente sobre el Río Riosa, en Piedrafita:


Foto de Honorino Ruiz

 De hecho, después de su jubilación, en los años 2004-2005, decidieron arrancar esta locomotora que está expuesta en las inmediaciones del edificio de las oficinas en la explanada del Pozo Montsacro y le pidieron su colaboración como experto conocedor de sus características. Los encargados de ponerla a punto fueron los trabajadores del taller -equipo de mantenimiento del Pozo Montsacro -, de hecho al lado de la locomotora existe un cartel con los distintos trabajadores que intervinieron en el proceso y, como no, se hace una mención especial de Nicanor Suárez Fernández. Esta es la leyanda:
RESTAURACIÓN-REPARACIÓN  
2004-2005.
Trabajo realizado por el equipo de mantenimiento del Pozo Montsacro.
Eduardo Muñiz Cabo, David Bouza Gallego, Manuel Rodriguez Nieto, José Alberto Rodriguez García, Francisco Ganzo Palacios, Luis Angel Morán Alonso, Roberto González Alvarez, José Manuel Sariego Díaz, Juan Manuel Ménendez Alvarez, Manuel Angel Busto Pérez. 
Con la la colaboración especial por los conocimientos prestados de Nicanor Suárez Fernández



Encendido de la locomotora nº 4 "LA FIGARERDO":


Foto: Honorino Ruiz

Aunque, la explanada y el parque de maniobras del pozo Montsacro ya  no es lo que era - el pozo cerró, administrativamente, el 31 de diciembre de 2014 - quisimos hacer una visita con  Canor a su lugar de trabajo durante 51 años y volvió hacer gala de su prodigiosa memoria, nos enseño muchos detalles que para nosotros pasaban desapercibidos. Nos mostró la bocamina de la capa 11 en Piedrafita -oeste - donde, sin haber cumplido los 12 años, prestó servicio como pinche en la puerta de ventilación.

Detrás de la maleza, se halla la bocamina de la capa 11, donde, en enero de 1935, comenzó a trabajar como pinche, Canor, en la puerta de ventilación:




 también nos enseñó la bocamina de la capa 14 -oeste -. 

Bocamina de la capa 14-oeste - en Piedrafita (Riosa), nivel 91:








Nos situó el antiguo puente sobre el río Riosa - por donde pasaba con las locomotoras de vapor -, que comunicaba el este con el oeste, antes de que en el año 1965 ENSIDESA construyera el encauzado del Río Riosa.

Hemos señalado en rojo la situación aproximada del Puente sobre el Río Riosa en Piedrafita y en amarillo el trazado de la vía que pasaba por delante de la bocamina del este que aparece al fondo -valle de Canales - En época de Ensidesa-Minas de Riosa,  el río Riosa fue  encauzado en el año 1965, dando lugar a esta explanada:



En esta foto -primer cuarto del siglo XX - se puede ver la situación real del puente sobre el Río Riosa en Piedrafita, tomando como referencia la bocamina del este que aparece en esta foto y en la anterior. Después, en el año 1965, fue encauzado, en época de ENSIDESA-Minas de Riosa:



Puente sobre el Río Riosa en Piedrafita -primer cuarto del siglo XX -. Después, en el año 1965 fue encauzado, en época de ENSIDESA-Minas de Riosa.


Foto: M. Fernández

Canor, delante de la locomotora nº 4, "LA FIGAREDO", en el el puente de hierro de Piedrafita (Riosa):


Foto de Mª Teresa Fdez Viejo

Puente sobre el Río Riosa en Piedrafita (Riosa), principios de la década de los años 1940:


Foto de Nicanor Suárez Fernández

Puente sobre el Río Riosa en Piedrafita (finales del siglo XIX principios del siglo XX):


Foto: cortesía de Honorino Ruiz

 Nos indicó donde estaba situado, en el inicio del plano inclinado que ascendía desde el nivel 91, piso 1º al nivel 161, piso 2º de Piedrafita -oeste-, el primer compresor eléctrico SULLIVAN, de 250 caballos para el servicio de las minas de montaña - unos 15 años antes de funcionar el Pozo Montsacro;

Edificio del primer compresor Sullivan de 250 caballos en el inicio del plano inclinado que ascendí desde el nivel 91, piso 1º al nivel 161, piso 2º  de Piedrafita (Riosa):




 del otro compresor,  también de la marca SULLIVAN, instalado por la casa Gumersindo García, ubicado frente al edificio principal de los compresores. En realidad eran dos compresores acoplados al mismo motor. Entre los dos,  tenían una potencia de 1.000 caballos. Era el que suministraba aire a las explotaciones del oeste, Piedrafita hasta Otura; 



Nos dio detalles del taller y nos contó otras muchas historias.

Una de las historias está referida a la época de profundización del Pozo Montsacro. Resulta que para realizar este trabajo una enorme grúa descargaba un tubo cilíndrico sobre el incipiente pozo, para ablandar el terreno se utilizaba a agua, lo que daba lugar a que se creara un lodo pegajoso. Solo estaba el gruista y un trabajador.Pues bien el trabajador quedo atrapado en el lodo. Canor estaba buscando cadenas para enganchar vagones cuando oyó pedir auxilio. Se percató del problema y dio la voz de alarma. El gruista quería sacarlo con la grua pero le indicaron que si lo hacía el trabajador podía corre un grave riesgo. El lodo era tan pegajoso que podía romperle las piernas o la columna al intentar sacarlo por fuerza. Decidieron hacerlo de forma manual. Colocaron unos tablones y entre varios, lograron sacarlo. Tal era la fuerza que ejercía el lodo que cuando le sacaron no  tenía ropa alguna.
 La otra, fue en el interior del Pozo. A  finales de la década de los años 70, se produjo un gravísimo accidente mortal en la capa 14 - en el este - en el que murieron 4 picadores como consecuencia del hundimiento de la rampa de la planta 3ª a la 5ª. Había más de veinte toneladas de carbón. Se montaron tres relevos, Canor estaba en el de la noche. Para poder sacar a los mineros muertos era necesario sacar las más de 20 toneladas de carbón y para ello era necesario montar un "panzer". Se hizo un pequeño acceso arquillado de poco más de sesenta centímetros de altura para, a través del hueco, introducir despiezado el "panzer" y después montarlo en el punto del hundimiento. Recuerda Canor que aquello estaba en movimiento y se producían pequeños desplazamientos que hacía temer lo peor para los mineros que estaban trabajando en el rescate. Al final lograron montar el "panzer" y rescatar a los mineros muertos. Fueron momentos muy difíciles.
Y para completar su información  nos dio una autentica primicia: donde estaba situada "La Mina El Cuelebre". Esta es otra historia de la que os daremos información en otro trabajo.

Canor nos está señalando donde apareció el socavón en el  que, por debajo de las vías del nivel 91, piso 1º, estaba el arquillo de piedra de la mina "El Cuelebre" (1846). Cuando circulaba con una locomotora de vapor a principios de la década de los años de 1940, vio el boquete que se abrió como consecuencia de los disparos con dinamita que se había hecho para la instalación de un ventilador en la capa 11 oeste. Su abuela le había hablado de esta mina de Piedrafita (Riosa), coetánea de las de Porció (1846):



La historia humana y profesional de Nicanor Suárez Fernández es   digna de reseñar y por eso, nosotros,  queremos que todo el mundo la conozca.
Canor, ha recibido diversos galardones y reconocimientos





 y ha participado en algún programa de TV, como el de la TPA "De hoy no pasa" en el que fue entrevistado por Alex Cabo (15 de mayo de 2016)

Las fotos que os mostramos a continuación, corresponden al programa de la TPA, "De hoy no pasa" de fecha 15 de mayo de 2016: