martes, 15 de junio de 2021

HISTORIA DEL PUENTE FERNANDO (RIOSA)




    Cuando hablamos del "Puente Fernando", podría pensarse que nos referimos a un puente construido sobre un río, pero no es así, se trata de un puente ejecutado sobre un plano inclinado de las antiguas explotaciones de Hulleras de Riosa en Piedrafita -oeste - entre el nivel 91 (piso 1º) el nivel 161 (piso 2º) de Piedrafita.

        "Puente Fernando", visto desde el sureste 
       

    En esta foto podemos ver a Fernando Martínez, de Llamo y a su esposa, María Álvarez, del Collau. Fernando fue el constructor del puente que lleva su nombre sobre el plano inclinado de las explotaciones de Hulleras de Riosa, -oeste-, entre el nivel 91 y el 161 en Piedrafita (Riosa): "PUENTE FERNANDO".


    "Puente Fernando" a día de hoy, carretera AS-231 de Peñamiel a Pola de Lena por Riosa)
     

    En el Puente Fernando, se recibió a la Virgen de Covadonga cuando su imagen visitó nuestro Concejo  el día 14 de junio de 1951

    Se encuentra  en Piedrafita, (Riosa) a ciento sesenta y seis metros al sur del límite de los Concejos de Morcín y Riosa.
    En el archivo del Ayuntamiento de Riosa, existe un acta notarial de 13 de Octubre de 1941, otorgada ante el Notario de Pola de Lena, D. Santiago Morán Martínez a instancia del entonces Alcalde, D. Julio Alvarez Villanueva, relativo al deslinde de los Concejos de Riosa y Morcín, con plano del topógrafo Botamino Villa, que así lo corrobora.


     Antes de existir la carretera entre Oviedo y Pola de Lena por Riosa, y de iniciarse la explotación minera de la zona oeste - Piedrafita, por este punto discurría el camino Real que unía Riosa con Oviedo sobre el que se construyó inicialmente el puente.


    En esta foto del año 1950, se puede ver el "Puente Fernando", también llamado de Piedrafita, en la parte superior, sobre el plano inclinado que comunicaba los pisos 1º (nivel 91) y el 2º de Piedrafita (nivel 161)

    Sobre la fecha exacta de su construcción tenemos algunas dudas, sin embargo, estamos seguro que está ligado a la explotación minera que lleva a cabo Hulleras de Riosa, en Piedrafita, margen izquierda del Río Riosa. en los primeros años del siglo XX. 
    Sabemos que el constructor de este puente fue Fernando Martínez Fernández, cantero de profesión y natural del pueblo de Llamo. Había nacido el el año 1876, se casó con  María Álvarez, del Collau en el año 1900 y falleció  en este pueblo en el año 1953, con 77 años. De este matrimonio nacieron sus tres hijos, Teresa, Remedios y Manuel Martínez , "Campa". 
    Lo del nombre "Puente Fernando", surgió de forma espontanea. Al parecer Fernando tenía un buen amigo, Manuel de Les Agüeres (Riosa). Manuel tenía once hijos y a los más pequeños les gustaba ir a ver como Fernando construía el puente sobre el plano. Dada la cercanía de las Agüeras al paraje de Piedrafita donde se estaba construyendo el puente, era normal que lo visitaran varios días a la semana. Cuando así lo hacían decían a sus padres " vamos para el puente de Fernando". Y así fue como  sin pretenderlo, ellos fueron los que bautizaron este puente y hoy, todo el mundo lo conoce como EL PUENTE FERNANDO. Como veis no ha necesitado una placa oficial ni nada por el estilo, la tradicióoral ha sido suficiente para perpetuar su nombre. Ha pasado más de un siglo y la gente sigue conociéndolo por el nombre que le dieron los hijos de Manuel de Les Agüeres siendo niños, aunque hay quien lo conoce como Puente Piedrafita, pero son los menos.  Aunque ya teníamos alguna noticia sobre este caso, quien nos confirmó toda esta historia ha sido Mª. Laudina Martínez Álvarez, nieta de Fernando.
    La única referencia escrita relativamente reciente sobre este puente es la que se hace en el libro "Toponimia 79 RIOSA" -Conceyu Riosa-  de Marianela Díaz Sariego y Fernando Álvarez Fernández-Novo (año 2000)
    El Puente Fernando, en su inicio debió de ser más estrecho,  adaptándose a la anchura del Camino Real, sin embargo con la construcción de la carretera en el año 1930, se amplió para adaptarse a la nueva vía. 


    Posteriormente sufre nuevas modificaciones como consecuencia de la reparación integral de la carretera AS-231 en los años 1999-2000 y aún se llevó a cabo una nueva modificación al construirse la acera por la margen izquierda, hasta el límite del Concejo de Riosa con Morcín, en la segunda mitad de la década de los años 2000. La acera discurre mediante un voladizo en la zona este del puente.

     En las fotos que obtuvimos por la parte inferior se puede comprobar todas estas modificaciones y ampliaciones. 
    Inicialmente, la bóveda en la parte central, que se correspondería  con el puente existente antes de la construcción de la carretera en el año 1930, era de ladrillo macizo, después, consecuencia de la ampliación, se flanqueó con dos franjas de sillares de piedra. Finalmente, con la modificación de los años 1999-2000, se añadieron por la parte norte tres vigas de hormigón apoyadas en pilastras del mismo material. 



    Detalle de los sillares del Puente Fernando








    En esta foto se pueden apreciar la bóveda con las cuatro fases de la construcción del puente Fernando (Riosa)


    Caja del plano inclinado entre el nivel 91, piso 1º y nivel 161 ( piso 2º) en la antigua explotación de Hulleras de Riosa, sector oeste, en Piedrafita (Riosa)








LAS ANTIGUAS "FORNAS" DE COCER EL PAN EN RIOSA

"Forna" en la casa de Aidita, en Felguera, conocida como casa "La Peralona" (1825). Es de grandes dimensiones. Destacan, las dos piedras planas, una en la base de la boca y, otra,  colocada unos ochenta centímetros por encima de la parte superior del arco - de medio punto rebajado -. Observamos que tiene bastante más superficie que las que vimos en otras "fornas", quizá para una mayor protección de la techumbre en el momento de retirar las brasas, al encontrarse dentro de los muros de la casa:

 
Cuando nos referimos a la "forna" o "fornu" - como se la denominaba en la zona occidental de Asturias-, estamos hablando de una construcción típica y a la vez esencial de la tradicional casa rural asturiana, relacionada con una de las partes fundamentales de la misma como es la cocina. Se la consideraba una parte muy importante de la casa ya que en ella se cocía el pan - de escanda o de maíz -, alimento básico en la dieta familiar de aquella época. 
 La cocina solía ser el habitáculo de mayor superficie de la casa, lugar de reunión de la familia entorno al fuego bajo del "llar", donde se realizaban las comidas, se descansaba y se realizaban otras muchas actividades.
Pues bien, "La forna" para cocer el pan  podía estar integrada en la propia cocina o bien en un cuarto anexo a la misma que se denominaba "cuartu la forna" con acceso directo desde la cocina; asimismo,  en algunas casos, se podía ubicar en una construcción independiente cercana a la casa,  denominada "La casa la forna", en la que se ubicaba también, la leñera, la masera y los utensilios propios de la elaboración del pan.
En general, tanto si estaba ubicada  en la casa como en una construcción independiente, aparece adosada por la parte exterior de uno de los muros, sin embargo en nuestro Concejo, también existen "fornas" totalmente interiores, como ejemplo, la de la casa de "Antón de Cilio", hoy de Carmina, en San Adriano, que se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII; la de la casa de "Los Pumarinos", más tarde de "Ludivina La Menora" (anterior a 1874) y la "Casa La Peralona" (1825), en Felguera; las dos de "Lolo" en Les Texeres; la de la familia de Guillemo Tuñón y Jose "El Portu", en Fresneo; o la de Laudina y Victor (antigua de Merces y Lin) y la de Rosita, en Muriellos, que se encuentran en una edificación independiente. 
La "forna" tradicional suele tener la bóveda esférica y apuntada en la parte más alta.
Respecto a los materiales utilizados en su construcción, en un principio, se utilizó la piedra y ya, en épocas más cercanas, las tejas, los cascotes de teja o ladrillos macizos unidos por barro arcilloso. En general la parte externa es de piedra, con la excepción de la boca que, en la mayoría de los casos, es de ladrillo macizo.  
 La mayor parte de las "fornas" son de planta  circular, sin embargo hay algunas de planta rectangular, como la de Lola, en La Xuncar, ubicada en edificación independiente. 
En nuestro Concejo, la cubierta podía ser de teja o lajas de piedra. La boca de acceso a la "forna" era pequeña, y en la mayor parte de los casos, con  arco apuntado u ojival. 
Otra característica de la "forna" tradicional es que carece de chimenea; de ahí que,  muchos de los locales o cocinas donde se encuentran, aparecen ahumados. 
Por otra parte, todas las que os mostramos, tienen a unos cuarenta centímetros o más, por encima de la parte más alta de la boca de acceso, una piedra plana que sobresale unos quince centímetros, creemos que para  evitar que las chispas subieran directamente hacia el techo cuando se abría la puerta para sacar las brasas. 
Algunas de las "fornas" que no han sido objeto de reforma, conservan aún la tapa o puerta de acceso, era de madera y disponía de una agarradera. Al ser de madera, tuvimos ocasión de  ver alguna de estas puertas cubiertas por la parte interior con una lámina de hojalata.
La razón de la construcción adosada  por la parte externa a uno de los muros de la casa o de una edificación independiente, para nosotros, no es otra que la de evitar posibles incendios ya que, en la casa rural asturiana, muchos de los elementos constructivos, eran de madera. 
Las casas de las familias  menos pudientes, podían no tener "forna",  en tal caso, se  solía compartir la de algún vecino o familiar. 
  La utilización de la "forna" es todo un arte. Utilizándola convenientemente pueden salir de ella auténticos  manjares, no obstante la finalidad principal era la cocción del pan, bien de escanda o de maíz -borona -, que en algunos casos podían ser "preñaos", con productos de la matanza del cerdo (chorizos, tocino..., incluso lacón etc.)  Para la cocción del pan la "forna" debía estar en su punto, para ello era necesario  comenzar a calentar la forna - "arroxar la forna" unas cuatro horas antes de que comenzara la cocción. Cuando la "forma" hubiera alcanzado la temperatura adecuado - cuando los ladrillos estaban totalmente blancos -, se apagaba el fuego y se sacaban las brasas. 
Era el momento de  introducir los bollos envueltos en una berza  de forma que, con el calor acumulado en el interior, fueran cociendo lentamente. En realidad, poco difiere a como se hace en la actualidad.
En algunas de las "fornas" que os mostramos existe un hueco en la parte baja o en un lateral donde se depositaban las brasas una vez que la "forna" hubiera alcanzado la temperatura adecuada. De esta manera, cuando las brasas se transformaran en ceniza, ésta podía ser utilizada para hacer la colada, en el "bogueu" o en otros trabajos de la casa. 
Los pueblos rurales de Asturias vivieron durante siglos aislados y mal comunicados, en muchos casos debido a la orografía y a la falta de caminos adecuados, por lo que para subsistir debían utilizar sus propios recursos (agrícolas, ganaderos, forestales ..). En Riosa, como no podía ser de otra forma,  sucedía lo mismo, incluso más por las características del terreno. En este  modo de vida -como os decíamos -, uno de los alimentos fundamentales  era el pan de escanda o de maíz -borona -, pan que se elaboraba y después se cocía en las "fornas". Aunque se consumía a diario, no se elaboraba todos los días, se hacía cada diez o quince días, cuando se celebraba alguna fiesta  o se hacían trabajos colectivos.
Hoy, aunque solamente de forma testimonial, hay algunas personas que siguen elaborando pan de escanda  en "fornas" u hornos  más modernos, fundamentalmente durante las fiestas patronales de los pueblos para los "ramos" o para algún acontecimiento pero, como decimos, es testimonial.
Nosotros grabamos, hace algún tiempo,  a Benedicta Cabo Alvarez - Benedita, la de Felguera - durante todo el proceso de elaboración del pan de escanda  y su posterior cocción en una "forna" moderna. Como nos parece muy interesante, os dejamos el enlace de dicho trabajo por si consideráis oportuno visualizarlo (seleccionar el enlace y pinchar el botón derecho del ratón):
 https://jlcabocronistariosa.blogspot.com/2017/11/benedicta-cabo-alvarez-benedita-la-de.html 
En nuestros días podemos decir que la "forna" tradicional ha sucumbido a la evolución técnica y, prácticamente, son muy pocas las "fornas" tradicionales que se conservan. No obstante, algunas han sido restauradas   pero dotándolas de chimenea para evitar que el local donde se ubica se llene de humo y quede ennegrecido.
En el primer cuarto del siglo XX, las denominadas cocinas económicas de hierro, fueron sustituyendo al fuego bajo de los llares así como a las "fornas".  
A medida que fueron perdiendo utilidad, se fue abandonado su uso y, en algunos casos, se aprovecharon para ampliar la casa, guardar aperos o, simplemente, se destruyeron.
Por lo que se refiere a Riosa, aunque en desuso o aprovechadas para otros menesteres (bodega, guarda de aperos, adorno ...), aún podemos ver alguna, al menos en su parte externa. 

De todas las que visitamos en nuestros recorridos por los pueblos de Riosa, debemos destacar algunas, como las dos que hay en  la casa de Piedrapico de Arriba, sobre todo una de ellas (nº 1) que, a pesar de los años transcurridos, aún se conserva en buen estado, con una boca de acceso de forma apuntada (ojival) quizá de piedra de grano, y una bóveda circular de ladrillo, rematada en la parte superior de forma apuntada y con piedras o trozos de tejas colocadas de canto y en forma circular hasta concluir en un punto; se trata de una "forna" de grandes dimensiones. La otra es más pequeña y creemos es de una época posterior ya que su boca de acceso es  de ladrillo macizo, no obstante, en su interior es de características similares a la anterior. La única  diferencia que observamos es que ésta,  tiene un hueco en la parte inferior para el depósito de las brasas.  También la de la casa de Graciano, en El Cantu, en la que la boca de acceso, también es apuntada y está hecha con ladrillo macizo; aún se conserva la tapa de cierre. Asimismo, hemos de destacar  la de la casa de "Los Selas", en "El Aporciuriu", por encima de "La Castañar"; a pesar de que la casa  se ha venido  abajo, "la forna" se conserva en su integridad.  Otra que aún se conserva  en bastante buen estado en su interior, es la ubicada en la casa de "Castañeres" - hoy cuadra -, por encima del Cabal, donde vivió "El Vaquiru", aquél que con su cuadrilla construyó, a finales del siglo XIX, el muro defensivo en la Sierra del Aramo, para que el ganado no se despeñara, en los parajes de "Los Engornaos", "L´Aviru L´Agua", "Covariega", "Picu Rasón".., con, incluso, más de dos kilómetros de longitud. En el pueblo de Muriellos, la de Benina, en La Nozalera, la de la casa vieja de Celsita y Lope, en L´Argumal, y la de antigua casa de María Bernalda; en el pueblo de Grandiella tenemos otra "forna"  muy interesante,  nos referimos a la de  la antigua casa  de "José el del Riguiru", hoy de Mari Carmen Vázquez Muñiz, construida fuera de los muros de la casa. En la Xuncar, existe otra forna que se conserva en buen estado situada en una construcción anexa a la casa, nos referimos a la de la casa de Quico Bayos a la entrada del pueblo. Nos la enseñó Fran, Francisco López Muñiz, nieto de Quico Bayos.
Hay muchas otras que han sido restauradas o reformadas, como ocurre en la casa de Gelina, en La Xuncar; o la de Laudina y Victor (antigua de Mercedes y Lin), en Muriellos; en Purció -varias -, o en La Pontialta (antigua casa de Celesto, hoy casona rural "Angliru", de Íñigo); en Fresneo, en Panderraices, la "forna"  de la antigua casa de Vicenta, hoy de Jesús Alvarez. Se trata de una construcción independiente -casa de la forna -, etc.
En La Marina, en la casa conocida como de Celso El Cabornín -antes de Celesto La Pontialta-, una de las casas más antiguas de Riosa, también se conserva una "forna" con cubierta de lajas de piedra y buena presencia exterior. 
En la Cebaltorno, tenemos una muestra de una "forna" situada en una construcción independiente - casa de la "forna" -. Se trata de una edificación de unos treinta metros cuadrados, que, sin duda, albergaría la leñera, la masera y los utensilios apropiados para la elaboración y cocción del pan. Por el nombre que se la conoce, "La casina La Cebaltono", en un principio, pudo haber sido utilizada también como vivienda. En el año 1984, Manuel Vázquez García mandó ejecutar una restauración profunda que fue llevada a cabo por Jose Francisco González Vázquez. Destaca, sobre todo, la ejecución de la bóveda y arquería interior, para lo que utilizó ladrillos macizos refractarios procedentes de la desaparecida Fábrica de Mieres. El resultado ha sido notable, nada que envidiar a cualquier edificio de la época modernista. Interiormente transformó la "forna" en chimenea con posibilidad de ser utilizada como parrilla, sin embargo su aspecto externo mantiene la estructura antigua a excepción de la gran chimenea que le colocó encima.
Entre las "fornas" construidas dentro de los muros de la casa, hemos de destacar las siguientes: La de la casa de "Antón de Cilio", hoy de Carmina, en San Adriano, que se remonta a la segunda mitad del siglo XVIII; la de la casa de "Los Pumarinos", después de "Ludivina La Menora", de gran antigüedad - mucho antes de de 1874 -, o la de la "Casa La Peralona" (1825), ambas en Felguera; la de la casa de Isabel Sariego y Manuel Muñiz - Manuel de Salvaor"-, en la zona de La casa Fondera, en Muriellos; una de las de Piedrapico de Arriba; las dos del pueblo de Les Texeres - en edificios propiedad de Lolo el de Les Texeres, en la actualidad -; las dos de Fresneo, una de la familia de Guillermo Tuñón y otra, antiguamente, de la familia de Alonso de Prunadiella, hoy de Jose "El Portu".
En el pueblo de "Les Gateres", también existe una "forna" interior bastante bien conservada y dotada del hueco para el depósito de las cenizas nos referimos a la existente en la antigua casa de José y Firma, hoy de Victorino Díaz; otra que se mantiene bien conservada es la existente en el pueblo del Curuxeo.
 Algunas otras bastante hacen con aguantar el paso del tiempo. 
 De todas ellas os ofrecemos una muestra:

Casa de Piedrapico de Arriba, dotada de dos "fornas" que se conservan en buenas condiciones:


Casa de Piedrapico de Arriba:


Boca de la "forna" nº 1 - la más antigua - de la Casa de Piedrapico de Arriba:




Boca de la "forna"  nº 1 - la más antigua - de la Casa de Piedrapico de Arriba:


Interior de la "forna" nº 1 de la Casa de Piedrapico de Arriba:



Remate apuntado de la "forna" nº 1 - la más antigua - de la Casa de Piedrapico de Arriba. Llama la atención la parte de la cúpula, con piedras o tejas colocadas de canto  en forma circular y en disminución hasta concluir:


Remate apuntado de la "forna" nº 1 - la más antigua - de la Casa de Piedrapico de Arriba. Llama la atención la parte de la cúpula, con piedras o tejas  colocadas de canto  en forma circular y en disminución hasta concluir:

 

"Forna" nº 2 -  más moderna - de la Casa de Piedrapico de Arriba. Como se puede ver, esta "forna", en la parte inferior, dispone de un hueco para depositar las brasas que, después, transformadas en cenizas, se utilizaban para hacer la colada en el "bogueu" u otros menesteres de la casa:


"Forna" nº 2 -  más moderna - de la Casa de Piedrapico de Arriba. A su derecha se puede ver un "vasal":



Boca de la "forna" nº 2 -  más moderna - de la Casa de Piedrapico de Arriba. El arco no es totalmente apuntado, se asemeja más a un arco de medio punto:



Interior de la "forna" nº 2 -  más moderna - de la Casa de Piedrapico de Arriba:



Interior de la "forna" nº 2 -  más moderna - de la Casa de Piedrapico de Arriba: remate superior apuntado:



Casa de la Marina con "forna", una de las más antiguas de Riosa. La cubierta de la "forna", es una sola laja de piedra. Esta casa, antiguamente, pertenecía a la familia de Celesto La Pontialta y después de Celso El Cabornín:

Casa de la Marina con "forna", una de las más antiguas de Riosa. La cubierta de la "forna", es una sola laja de piedra:


En esta  casa, antiguamente perteneciente a Herminio "El Quirosán", hoy de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo, existe una "forna" interior de grandes dimensiones y bien conservada, a la que se la dotado de chimenea:


"Forna" en el interior de la antigua casa Herminio "El Quirosán", hoy de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo. Como veis es de grandes dimensiones y ha sido reformada dotándola de chimenea. La boca es cuadrada y de ladrillo macizo, apoyado en una gran piedra plana que sobresale unos quince centímetros. La bóveda es circular y apuntada en la zona más alta y está hecha de trozos de teja unidos con barro arcilloso. El volado de la piedra superior que evitaba el que las chispas saliesen hacia la techumbre al sacar las brasas,  ha sido cortado. En la parte inferior dispone del hueco antiguamente destinado a depositar las cenizas que se utilizaban para hacer la colada y otros menesteres del hogar. La casa dispone, en sus inmediaciones, de una gran panera que se conserva  en buen estado:


Casa de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo:


Detalle de la parte superior  en el interior de la "Forna":


"Forna" en el interior la casa de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo:


Detalle de la parte superior de la bóveda en el interior de la "Forna":


"Forna" en el interior la casa de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo:


Panera que se conserva en buen estado delante de la casa de la familia de Guillermo Tuñón, en Fresneo:




"Forna" en el interior de la casa, antiguamente de Alonso de Pruandiella, hoy de Jose "El Portu", en Fresneo. En este caso, la pared de piedra exterior ha sido revocada, sin embargo el interior se mantiene intacto. La bóveda esta hecha, en la parte baja de ladrillos macizos y el resto,  de trozos de teja unidos con barro arcilloso terminando un tanto apuntada en la parte más alta. Dispone también del hueco para el depósito de las cenizas:


"Forna" en el interior de la casa, antiguamente de Alonso de Pruandiella, hoy  de Jose "El Portu", en Fresneo.


Detalle de la bóveda de la "Forna" en el interior de la casa,  antiguamente de Alonso de Pruandiella, hoy de Jose "El Portu", en Fresneo:



"Forna" en el interior de la casa, antiguamente de Alonso de Pruandiella, hoy  de Jose "El Portu", en Fresneo:



Casa antigua en Muriellos (Riosa):


Antigua casa de Isabel Sariego Fernández y Manuel Muñiz - Manuel de Salvaor - en la parte baja del pueblo de Muriellos -zona de la Quintana -. Una de las casas más antiguas de Muriellos. hoy de María Díaz Muñiz. En ella hay una forna interior con boca de piedra:



Exteriormente es de piedra, incluso la boca; es de planta rectangular hasta el nivel de la parte baja de la boca y la parte superior semicircular:


La bóveda interior esta hecha de restos de teja con argamasa de barro:


Antigua casa de Isabel Sariego Fernández y Manuel Muñiz - Manuel de Salvaor - en la parte baja del pueblo de Muriellos -zona de la Quintana -. Una de las casas más antiguas de Muriellos:


Detalle de la boca de la forna de la antigua casa de Isabel Sariego Fernández y Manuel Muñiz - Manuel de Salvaor -,  hoy de Mari Díaz Muñiz. Como se puede observar es de piedra:


Detalle de una de las ventanas de la Casa de Isabel Sariego Fernández, en La Quintana - Muriellos -:


La bóveda interior esta hecha de restos de teja con argamasa de barro:


Detalle de la puerta de acceso de la Casa de Isabel Sariego Fernández, en La Quintana - Muriellos -, en la parte baja del pueblo:


Exteriormente es de piedra, incluso la boca; es de planta rectangular hasta el nivel de la parte baja de la boca y la parte superior semicircular:


La bóveda interior esta hecha de restos de teja con argamasa de barro:


Detalle del balcón de la Casa de Isabel Sariego Fernández, en La Quintana - Muriellos -, en la parte baja del pueblo:


Hueco en la parte baja de la forna donde se depositaban las brasas que una vez se enfriaban y se transformaban en cenizas se utilizaban para lavar la ropa y otros menesteres de la casa:


El suelo de la estancia se conserva como era antaño. Es de tierra. Delante de la forna se ubicaba el llar:


Parte baja del pueblo de Muriellos -zona de la Quintana - donde se encuentra la antigua casa de Isabel Sariego Fernández y Manuel Muñiz - Manuel de Salvaor hoy de Mari. Una de las casas más antiguas de Muriellos:


Casa antigua, hoy propiedad de Benina, en Muriellos. Tal como se puede ver, la "forna" está ubicada en una edificación anexa a la casa - "casa de la forna" -:



Interior de la "casa la forna" -construcción independiente - anexa a la Casa antigua, hoy propiedad  de Benina, en La Nozalera (Muriellos). Se puede apreciar la piedra plana y sobresaliente por encima de la boca que nosotros creemos tenía como misión evitar que las chispas, al sacar las brasas,  salieran directamente hacia la techumbre. La pudimos ver en todas las "fornas" que vistamos en nuestro Concejo. También en la parte baja el hueco donde se depositaban las brasas, que, una vez transformadas en ceniza, se utilizaba para hacer la colada u otros menesteres de la casa:


"Casa de la "forna", edificación independiente anexa a la casa, hoy propiedad de Benina, en Muriellos. No solo había "forna", sino, también, cocina:


Detalle de la boca de la "forna", con una construcción perfecta, en la que puede apreciar el resalte en el que se apoyaba la tapa o puerta. Aunque partida aún se conserva y estaba cubierta por la parte interior, con una lámina de hojalata:



Cocina en la "Casa de la "forna", edificación independiente anexa a la casa, hoy propiedad de Benina, en Muriellos:




Interior de la "forna" de  Benina, en Muriellos:




Casa de Laudina Martínez y Victor Casal, en Muriellos. Por la parte posterior y, antiguamente, en una edificación independiente se hallaba la casa de la forna (hoy está integrada dentro de la casa):


La forna ha sido restaurada, es interior y tiene planta cuadrada externamente. Se le ha dotado de chimenea hasta la cubierta. Era la antigua casa de Mercedes y Lin: 


Hoy la casa de la forna ha sido transformado en un hermoso comedor:



Edificación de la casa de la forna, anexa a la casa de Laudi y Victor (antes de Mercedes y Lin):


Bóveda de la forma de la casa de Laudina y Victor, en Muriellos. La parte superior es de trozos de teja y la parte inferior de ladrillo macizo:



En la actualidad se la ha dotado de chimenea hasta el techo:


Boca de acceso de la forna, es  de forma apuntada:


"Forna" en edificación independiente e interior, propiedad de Rosita, en Muriellos. La boca de acceso esta construida con piedra de grano:



Interior de la "forna" propiedad de Rosita, en Muriellos, situada en edificación independiente e interior, sin proyección hacia el exterior: 



Remate de la cúpula interior de la "forna" 
propiedad de Rosita, en Muriellos: 


"Forna" en L´Argumal (Muriellos), en la casa vieja de Lope y Celsita:



"Forna" en Muriellos, en la casa antigua de "María Bernalda". Se halla ubicada en una edificación independiente de la casa y fuera de los muros de la misma:






"Forna" extramuros de la casa de Rosa en Traslasierra:

En el interior de la casa, la boca está construida de ladrillos macizos - excepto la base que es de piedra - y tiene forma ojival, con el resalte para apoyar la puerta:



"Forna" extramuros de la casa de Rosa en Traslasierra:



En el interior de la casa, la boca está construida de ladrillos macizos - excepto la base que es de piedra - y tiene forma ojival, con el resalte para apoyar la puerta:


Fachada sur de la antigua casa de la familia de Rosa Traslasierra, hoy de Mari Díaz Muñiz:


La bóveda de la forna esta hecha en su totalidad con ladrillos macizos unidos por argamasa de barro:



La forna de la casa de Rosa Traslasierra, por el exterior:


Parte superior de la bóveda de la forna  de la  antigua casa de Rosa Traslasierra,  hoy de Mari Díaz Muñiz:


Delante de la forna estaba el llar, donde se cocinaba, con el sardu en la parte superior, del que penden aún les calamieres en las que se colgaba el pote.
El sardu es una especie de techo hecho de barrotes triangulares que permiten pasar el humo, donde se secaban las castañas que después se comían mayuques:


Como se puede observar, en la parte superior, dispone de la piedra plana para evitar que las chispas pudieran quemar la techumbre:


Delante de la forna estaba el llar, donde se cocinaba, con el sardu en la parte superior, del que penden aún les calamieres en las que se colgaba el pote.
El sardu es una especie de techo hecho de barrotes triangulares que permiten pasar el humo, donde se secaban las castañas que después se comían mayuques:

Antigua casa  "Celesto", en La Pontialta, hoy dedicada a Casona Rural - "Angliru" -. Aquí podemos ver un ejemplo de "forna" ubicada en una estancia anexa a la cocina y con acceso directo desde la misma -"cuartu la "forna" -:

Antigua casa  "Celesto", en La Pontialta, hoy dedicada a Casona Rural - "Angliru" -. Aquí podemos ver un ejemplo de "forna" ubicada en una estancia anexa a la cocina y con acceso directo desde la misma -"cuartu la "forna" -:



Antigua casa "Celesto", en La Pontialta, hoy dedicada a Casona Rural. Aquí podemos ver un ejemplo del remate interior de la bóveda de la "forna" :


Antigua casa "Celesto", en La Pontialta, hoy dedicada a Casona Rural. Aquí podemos ver un ejemplo del remate de boca de acceso a la "forna", con arco de forma apuntada u ojival; asimismo se aprecia el resalte, donde se apoyaba la puerta de madera :


Casa de "Castañeres", por encima del Cabal, donde vivió "El Vaquiru", aquél que con su cuadrilla construyó, a finales del siglo XIX, el muro defensivo en la Sierra del Aramo, para que el ganado no se despeñara, en los parajes de "Los Engornaos", "L´Aviru L´Agua", "Covariega", "Picu Rasón".., con, incluso, más de dos kilómetros de longitud.
 Es esta antigua casa, destinada en la actualidad a cuadra, se conserva una "forna" en bastante buen estado, en su parte interior, no así en la parte exterior: 



Boca de acceso a la "forna" de la casa de Catañeres:


Interior de la "forna" de la casa de Catañeres. Como se puede ver, la parte baja de la bóveda esta hecha con ladrillos macizos y la superior con trozos de tejas:


Interior de la "forna" de la casa de Catañeres. Como se puede ver, la parte baja de la bóveda esta hecha con ladrillos macizos y la superior con trozos de tejas:

Exterior de la "forna" de la casa de Catañeres:


En la casa "La Peralona" (1825), en Felguera,  existe una "forna" construida dentro de los muros de la casa. La bóveda interior está construida en casi su totalidad con trozos de teja y arcilla:
 

"Forna" en la casa de Aidita, en Felguera, conocida como casa "La Peralona" (1825). Es de grandes dimensiones. Destacan, las dos piedras planas, una en la base de la boca y, otra,  colocada unos ochenta centímetros por encima de la parte superior del arco. Observamos que, la superior, tiene bastante más superficie que las que vimos en otras "fornas", quizá para una mayor protección de la techumbre en el momento de retirar las brasas, al encontrarse dentro de los muros de la casa: 





Boca de la "Forna" de la casa "La Peralona" (1825), en Felguera. Observamos que el arco no es apuntado, como ocurre en la mayoría, sino de medio punto rebajado:



En esta foto se puede aprecia la gran piedra plana volada sobre la boca para proteger la techumbre de las chispas cuando se sacaban las brasas:


Bóveda apuntada de la "Forna" de la casa "La Peralona" (1825), en Felguera. De todas las que vimos, ésta es la única construida íntegramente de trozos de teja y arcilla. en las demás prevalece el ladrillo y trozos de teja en la parte superior:





El arco de la boca de la "Forna" de la casa "La Peralona" (1825), en Felguera, es de medio punto rebajado:



Parte exterior de una "forna", en Felguera", en El Cantón:

Parte exterior de una "forna", en Felguera", en el Cantón:


Casa de "Los Pumarinos", después de "Ludivina La Menora", en Felguera. Se trata de una casa de gran antigüedad, ya que en el dintel de la puerta principal aparece grabada una cruz patada, vinculada a la Orden del Temple; por otra parte, en el dintel de otra puerta lateral consecuencia de una ampliación posterior, figura la fecha 1874: 



Cruz patada grabada en el dintel de la puerta principal de la casa de "Los Pumarinos", después de "Ludivina La Menora", en Felguera. Se trata de una cruz siempre vinculada a la Orden del Temple:


Puerta lateral de la casa, fruto de una ampliación posterior en el año 1874:



Esta es la "forna" de una las casas más antiguas de Felguera, la de "Los Pumarinos", después de "Ludivina La Menora". Se halla dentro de los muros de la casa. La boca está formada por cinco grandes piedras: la "llábana" de la base sobre la que se apoyan, una, en el lateral izquierdo y dos en el derecho- La quinta está colocada encima a modo de arco:


En esta foto se puede ver el hueco inferior donde se depositaban las brasas que, una vez frías y transformadas en cenizas, se utilizaban en la colada y en otros menesteres de la casa:




Detalle de la boca de la "forna". Está formada por cinco grandes piedras: la "llábana" de la base sobre la que se apoyan, una, en el lateral izquierdo y dos en el derecho. La quinta colocada encima, a modo de arco:




La bóveda es circular y  apuntada en la parte superior. Los materiales  utilizados son piedras y algunas tejas  colocadas de forma plana o de canto como se puede ver en la foto (cuando hicimos las fotos no nos percatamos del murciélago colgado en la cúpula):


Es de admirar la perfecta colocación  de las piedras o tejas  utilizadas en la construcción de la bóveda:



Remate de la bóveda de forma apuntada:




"Forna" en la antigua casa de Antón de Cilio, hoy de Carmina, en San Adriano. Se trata de una "forna" cuya boca es de ladrillo macizo y arco de medio punto apoyada en una gran piedra plana sobresaliente. Por encima, a más de sesenta centímetros, dispone de otra piedra plana, para evitar que, cuando se sacaban las brasas, las chispas saliesen directamente hacia el techo de la casa. En su interior, la bóveda es circular y apuntada  y esta hecha de ladrillo macizo en su totalidad:



Remate de la bóveda:




Detalle de la boca  y de la base de la "forna":



Antigua casa de "Antón de Cilio" cuya antigüedad se remonta  a mediados del siglo XVIII, hoy de su nieta Carmina, en San Adriano, en la que se conserva aún la "forna" construida en el interior, no fuera de los muros:



"Forna" en la casa de Carmina la de San Adriano, hoy de Lolo, en "Les Texeres". Se trata de una "forna" muy antigua, totalmente de piedra en su parte externa, incluida la boca, con bóveda de ladrillos macizos rematada con trozos de teja. En la parte baja, a la derecha, se puede ver el hueco donde se depositaba la ceniza que después se usaría para hacer la colada u otros menesteres de la casa: 








"Forna" en la  antigua casa  de Lino y María, hoy de Lolo, en Les Texeres. Esta ha sido restaurada y adaptada recientemente. La boca es de ladrillo macizo, con un piedra colocada a forma de arco. También disponía del hueco destinado para el depósito de las brasas y las cenizas en la parte baja. La bóveda es de ladrillo macizo en su totalidad:



En esta foto se puede ver la primitiva puerta de cierre de la "forna" con agarradera:



En la parte inferior, derecha de la "forna", se puede ver el hueco donde se depositaban las brasas y la ceniza que, después se utilizaba para hacer la colada y otros menesteres de la casa:

 
La boca es de ladrillo macizo, rematada por una gran piedra con forma de arco:


La bóveda es hecha íntegramente de de ladrillo macizo:





Antigua casa de Lino y María, en Les Texeres, hoy de Lolo, donde se encuentra la "forna" anterior:


Parte exterior de la "forna" en la casa de Avelino, hoy Luisa, en la Cantera:



"Forna"  de la antigua casa de Vicenta, en Panderraíces, hoy de Jesús Alvarez. Esta casa disponía de "forna", pero en una construcción independiente -"casa la forna" - que ha sido restaurada y reformada. Se puede ver a la derecha de la casa:
  

"Forna"  de la antigua casa de Vicenta, en Panderraíces, hoy de Jesús Alvarez. Se trata de una construcción independiente -"casa la forna" -:


"Forna" reformada de la antigua casa de Vicenta, en Panderraíces, hoy de Jesús Alvarez. :



La bóveda es de ladrillo macizo y, en la actualidad se la ha dotado de chimenea:





En esta foto se puede ver la primitiva tapa de la boca de la "forna":


"Forna"  de la antigua casa de Vicenta, en Panderraíces, hoy de Jesús Alvarez, vista desde el exterior:






En el pueblo de Rozacaxil, también encontramos los restos de una "forna" en la antigua casa de "Andrés Pedrera". Estaba construida en el  interior y al derrumbarse la casa, el agua  hizo su labor y destruyó también la "forna":




Exterior de la "forna" de la casa de Gelina, en La Xuncar. La cubierta es de lajas de piedra: 



Un ejemplo de "forna"  construida en un edificio independiente y con planta de edificación mixta propiedad de Chus de Lola, en La Xuncar: 



 


"Forna" en  la Casa de Luis de Aurora, en La Xuncar:







"Forna" en la casa más antigua de Quico Bayos, en La Xuncar, con cubierta de  una sola laja de piedra:


Detalle de la "Forna" exterior en la casa más antigua de Quico Bayos, en La Xuncar, con cubierta de una sola laja de piedra:


La casa más moderna de Quico Bayos en La Xuncar, tenia una construcción independiente, a su derecha -la casa la forna- y por la izquierda en otra casa más pequeña y más antigua  existía otra forna, que se puede ver en las dos fotos anteriores:


Interior de la casa de la forna, anexa a la casa de Quico Bayos por la derecha:


Detalles de boca de la forna, la piedra superior para evitar que las chispas no vayan directamente al techo y el hueco donde se depositaban las brasas para, una vez  apagadas, aprovechar las cenizas para el vado de la ropa u otros menesteres. Casa  de la forna anexa, por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


Boca de la forna:



Interior de la Casa  de la forna, anexa por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


Detalles de boca de la forna, la piedra superior para evitar que las chispas no vayan directamente al techo y el hueco donde se depositaban las brasas para, una vez apagadas, aprovechar las cenizas para el vado de la ropa u otros menesteres. Casa de la forna anexa, por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


Interior de la Casa de la forna anexa, por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


Cúpula interior de la forna  en la  la la edificación anexa, por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


Casa de la forna  en la  la la edificación anexa, por la derecha, a la casa de Quico Bayos en La Xuncar:


"Forna" en la casa Mercedes, en la parte alta del pueblo de La Xuncar:




"Forna" en la casa de Honorina y Luis, en La Xuncar:







La Casa  de Cefero,  en El Cantu La Vara, también tenía "forna". En su exterior aún se pueden observar restos de su existencia:

La Casa  de Cefero,  en El Cantu La Vara, también tenía "forna":



Casa de Graciano, en el Cantu. También dispone de forma y está en buenas condiciones:

Casa de Graciano, en el Cantu. También dispone de "forna" y está en buenas condiciones:

Boca de la "forna" de la casa de Graciano, en el Cantu. Es de forma apuntada (ojival) y esta hecha de ladrillo macizo. También se puede ver la tapa de cierre:





Interior de la "forna" de la casa de Graciano, en el Cantu. Se aprecia perfectamente el resalte donde apoyaba la puerta de cierre:

Asiento y paredes de la bóveda de la "forna" de la casa de Graciano en El Cantu. El material utilizado es ladrillo macizo:



Tapa de cierre de la "forna" de la casa de Graciano, en el Cantu:


"Forna" en la Casa de "Los Selas", en "El Aporciuriu", por encima de La Castañar. La casa está en ruinas, sin embargo la "forna" se mantiene en pie y en buenas condiciones en su interior:



Boca de la "Forna" en la Casa de "Los Selas", en "El Aporciuriu", por encima de La Castañar. Al haberse hundido la techumbre y quedar a la intemperie los ladrillos macizos aparecen manchados de verdín:



En esta foto se pueden ver la boca de la "forna" con la piedra base y la que suelen tener todas las "fornas" por encima para proteger la techumbre de las chispas:



Boca de la "Forna" en la Casa de "Los Selas", en "El Aporciuriu", por encima de La Castañar. En segundo plano, bóveda de ladrillo macizo:


Bóveda de la "Forna" en la Casa de "Los Selas", en "El Aporciuriu", por encima de La Castañar, está hecha de ladrillo macizo, con excepción del remate en la cúpula, que está hecho con trozos de teja colocados de canto:





Restos de la "forna" de   Casa Rosario, en El Cantu: 


A pesar de que el pueblo de la Zorera Les Llanes era un pueblo pequeño, varias de las casas   disponían de "forna". Algunas ya han desaparecido, sin embargo aún pudimos referenciar la existencia de dos de ellas.
Restos de una de las  "fornas" de La Zorera de Les Llanes, en la casa en ruinas de Prudencia. A pesar de que la pared exterior se haya derrumbado así como la casa desde donde se accedía, la "forna" se mantiene casi intacta con excepción del hueco en la parte externa:


Detalle de la boca de la "forna" formada por dos grandes piedras, desde el interior. La parte baja está hecha de ladrillo macizo y el resto de trozos de teja


La cúpula de la "forna" permanece intacta:




Restos de una de las "fornas"  de La Zorera de Les Llanes:


Restos de otra de las  "fornas"  en La Zorera de Les Llanes:


"Fornas" a la entrada del pueblo de Purció, a la izquierda la de la casa de Gelin Villoria y a la derecha la de la casa de los hijos de "Juan El Madreñeru", antes de "Pepe La Obra":


"Forna" en la casa de Gelin Villoria, en Purció:



"Forna"en la casa de los hijos de Juan El Madreñeru, antes de "Pepe La Obra", en Purció:




En la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío, también se conserva la "forna" aunque con distinto uso:


Exterior de la "forna" de la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío:


Boca y puerta de la "forna" de la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío:


La "forna" de la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío ha sido destinada a bodega:


Cúpula de la "forna" de la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío ha sido destinada a bodega:


En la boca de la  "forna" de la casa restaurada de Marisol y Vicente Villar en Purcío se aprecia perfectamente el reallte en que se apoyaba la puerta:


En otra de las casas restauradas en el pueblo de Purció, también se ha conservado la "forna":




Adosada a la pared oeste de la casa de Samuel Hevia, en Purció, también podemos ver la antigua  "forna" de la casa desde el exterior:


"Forna" en la pared oeste de la casa de Samuel Hevia, en Purció: 



La "forna" de Estrella, en Cereceo,  en una edificación independiente sobre la que se ha construido una caseta de aperos:



Una de las casas más antiguas de Riosa, en La Rebolla, en la pared trasera, conserva una "forna" cubierta con lajas de piedra:


Esta casa de La Rebolla, una de las casas más antiguas de Riosa, conserva una "forna" cubierta con lajas de piedra en la pared opuesta al corredor:



 En esta foto se puede ver la parte externa de la "forna", a pesar de las zarzas: 


"Forna" en La Rebolla, en la casa de los de "Les Gateres". A pesar de que el edificio se ha venido a bajo, la forma se conserva íntegra, no obstante no pudimos verla desde dentro del edificio por los escombros:




"Forna" en La Cebaltorno. Se halla ubicada en un edificio independiente,  conocido como "La Casina  La Cebaltorno". Quizá  así denominada porque, en un principio, fue dedicado a vivienda:


En la "Casina La Cebaltorno" tenemos una muestra de una "forna" situada en una construcción independiente - casa de la "forna" -. Se trata de una edificación de unos treinta metros cuadrados, que, sin duda, albergaría la leñera, la masera y los utensilios apropiados para la elaboración y cocción del pan. Por el nombre que se la conoce, "La casina La Cebaltono", en un principio, pudo haber sido utilizada también como vivienda. En el año 1984, Manuel Vázquez García mandó ejecutar una restauración profunda que fue llevada a cabo por Jose Francisco González Vázquez. Destaca, sobre todo, la ejecución de la bóveda y arquería interior, para lo que utilizó ladrillos macizos refractarios procedentes de la desaparecida Fábrica de Mieres. El resultado ha sido notable, nada que envidiar a cualquier edificio de la época modernista. Interiormente transformó la "forna" en chimenea con posibilidad de ser utilizada como parrilla, sin embargo su aspecto externo mantiene la estructura antigua a excepción de la gran chimenea que le colocó encima:





Así era la "casina La Cebaltorno" antes de la reforma  del año 1984. La "forna" está situada en la fachada opuesta a la entrada principal. Es una foto que nos facilitó José Francisco González Vázquez autor de la profunda reforma llevada a cabo en el referido año:



 Fachada posterior de la "casina La Cebaltorno" donde está la la "forna", antes de la reforma  del año 1984. También es una foto de José Francisco:


La Casina, donde se halla la "forna", después de la reforma de 1984:





La parte interior de la "forna",con la reforma de 1984, se transformó en una chimenea con parrilla:
 
Foto: Jose Francisco González Vázquez

La bóveda de "La Casina de La Cebaltorno", de ladrillo macizo, está inspirada en en la cripta de la Iglesia de Santa Coloma de Cervelló, proyectada por Gaudí para la Colonia Textil Guell:

Foto: Jose Francisco González Vázquez
Foto: Jose Francisco González Vázquez

"Forna" en la antigua casa de Adela, hoy de Montse Sariego, en "Cero Baxo", Grandiella:







"Forna" en la antigua casa de Fernando La Rebolla, en "El Portal", en el pueblo de Grandiella:




"Forna" en el paraje del Rincón, en Grandiella. Se trata de una "forna" construida en edificio independiente  - "casa la forna", de la familia de "Pepín de la Tiflora":




"Forna" en el paraje del Rincón, en Grandiella. Se trata de una "forna" construida en edificio independiente  - "casa la forna", de la familia de "Pepín de la Tiflora":


Casa de la familia de "Pepín de La Tiflora", en cuyas inmediaciones se encuentra la edidicación indpendiente que alberga la "forna":


"Forna" en una casa antigua en la parte alta del paraje del "Riguiru", en Grandiella:




Gabriel nos enseña la antigua casa con "forna" de "José El Riguiru", hoy  de Mª Carmen Vázquez, en el paraje del "Riguiru", en Grandiella:







"Forna" en la antigua casa de "José El Riguiru", hoy de Mª Carmen Vázquez, en el paraje del "Riguiru", en Grandiella, perfectamente conservada; también dispone del hueco para el depósito de las cenizas por debajo de la boca de ladrillo macizo y arco ojival:



Parte superior de la forna por el interior:


La "forna" por el interior esta hecha con ladrillo macizo:




Por debajo de la boca de la forna, está el hueco para depositar las cenizas:


La puerta de la de la forna es de madera de haya y de un grosor considerable:


Resalte en el ladrillo para apoyar la puerta de la forna:


La puerta de la de la forna es de madera de haya y de un grosor considerable:


La "forna" está en la cocina donde también se conserva el "escañu", mueble de madera, dotado de una tabla abatible que, cuando se bajaba se utilizaba como mesa para la comida de los miembros de la familia. Este escañu", tiene una artística bola en la parte de la puerta de acceso a la cocina:


Esta "forna" dispone del hueco para el depósito de las cenizas por debajo de la boca:


En la antigua casa de José y Firma, en Les Gateres, hoy de Victorino Díaz Álvarez, hay una "forna" interior bien conservada:




Boca de la "forna" interior en la antigua casa de José y Firma, en Les Gateres, hoy de Victorino Díaz Álvarez. Está bastante bien conservada:



Tapa de la "forna":

 
Cúpula interior de la "Forna":


 L"Forna" esta hecha de ladrillo macizo en su interior:


Esta "forna" también dispone del hueco para el depósito de las cenizas por debajo de la boca:


Exterior de la "forna", en edificación independiente, de la familia de Marcelino Espina, en les Gateres:




Antigua casa de Avelino Cabo, hoy de Pepe y Tina, en Pontón Alto de Abajo. Disponía de una "forna" en la fachada posterior así como de molino:



"Forna" de la antigua casa de Avelino Cabo, hoy de Pepe y Tina, en Pontón Alto de Abajo. A la izquierda se pueden ver las muelas del molino y las aspas:



"Forna" de la antigua casa de Avelino Cabo, hoy de Pepe y Tina, en Pontón Alto de Abajo:


Casona de "Los Muñices", en Doñaxuende-. En esta foto del año 1980, se puede ver la "forna", situada a nivel de la planta baja y por debajo del escudo de armas. En la actualidad esta en estado de ruina:


Casona de "Los Muñices", en Doñaxuende- En esta foto de hace algunos años podemos ver el estado de ruina de la casa, antes de que cayera el escudo de armas. En la planta baja y cubierta de yedra, se puede ver aún la "forna":


Escudo de armas de la casona de "Los Muñices", en Doñaxuende:


"Forna" en la casa restaurada de Honorina, en Villamer:









"Forna" de planta rectangular, en la antigua casa de Máximo y Rosario, en Villamer:




"Forna"  en la casa de José Manuel, en Villamer:



"Forna" en la antigua casa de Alfredo - hoy de Marino -, en Villamer. La cubierta es una laja de piedra:


En el pueblo del Curuxeo (Riosa), cuando se hizo la reforma  de las casas para el complejo hotelero "La Aldea Soñada",  "Tino", Florentino Álvarez Suárez, conservó y restauró la forna de cocer el pan de la casa de sus abuelos Manuel "El Tuberu" y Luisa. Por la parte interior estaba tapiada y por el exterior bastante deteriorada:


Exterior de la forna de la antigua casa de Manuel "El tuberu" y Luisa en el Coruxeo, después de la restauración:



La forna se conservó, aunque su destino actual sea muy diferente a su primitiva función:


Forna de cocer el pan de la antigua casa de Manuel "El Tuberu" y Luisa en el Coruxeo:




 Cúpula de la  forna de la antigua casa de Manuel "El Tuberu" y Luisa en el Coruxeo desde el interior:





Al final hemos conseguido referenciar cincuenta y cuatro "fornas" o restos de "fornas" en nuestro Concejo de Riosa. Sabemos que faltan muchas, unas porque han desaparecido y otras porque no hemos conseguimos información sobre ellas. Sin embargo, os anunciamos que, en el momento que sepamos de la existencia de alguna otra, las referenciaremos, y las añadiremos a este trabajo. Nuestra finalidad no es otra de que las nuevas generaciones  conozcan nuestras raíces, el modo de vida y los grandes sacrificios  a los que tuvieron que enfrentarse nuestros antepasados.